Podemos afirmar que la serigrafía es la técnica de impresión más antigua (unos 3000 años A.C.), remontándose a la antigua China.

La serigrafia consiste en transferir el logo o la imagen que se desea estampar a través de una malla tratada con químicos que deja pasar solamente la tinta que se necesita para formar la imagen deseada. A esta malla se le denominada pantalla. Por cada color necesitamos una pantalla adicional.

El paso de la tinta se bloquea en las áreas donde no habrá imagen mediante una emulsión o barniz, quedando libre la zona donde pasará la tinta.

El sistema de impresión es repetitivo, por lo que una vez realizado el primer modelo la impresión puede ser repetida cientos y hasta miles de veces sin perder definición.

La serigrafía se utiliza principalmente en cartelería, camisetas, telas estampadas, cerámica, pero los usos se amplían a todo tipo de impresiones como, por ejemplo, Tarjetas, Cartelería, y en Etiquetas Adhesivas.

La serigrafía en etiquetas adhesivas, una de nuestras especialidades en producción, nos permite que su acabado tenga un alto valor añadido, por ejemplo, en las etiquetas para vinos y licores.

La gran cantidad de tinta que puede llegar a depositar sobre la superficie de la etiqueta permite realizar etiquetas muy atractivas, con efectos especiales muy diferenciadores y con no sólo un importante impacto visual, sino táctil también.

La serigrafía se usa o como sistema de impresión para hacer etiquetas adhesivas en sí o como sistema de acabado para etiquetas previamente impresas con otros sistemas como la tipografía, flexografía o el offset.

Si hemos utilizado estas otras técnicas, podemos usar la serigrafía para conseguir efectos como el barniz con relieve, barnices mates de alta opacidad o barnices de alto brillo.

Suscríbete ahora y obtén un descuento exclusivo para tu próximo pedido (Válido para nuevos clientes)

Artículos recientes

Call Now Button